Cuando explicamos que es el amianto, tenemos que mencionar la palabra uralita. La empresas empezaron a utilizar este material en la construcción debido a su bajo coste. Sus propiedades, como su resistencia al calor y durabilidad, hicieron que su popularidad aumentase. Pero, actualmente, no se pueden comercializar productos con amianto. Está prohibido.

Amianto o uralita, ¿de qué estamos hablando?

El amianto es «un grupo de silicatos fibrosos de composición química variable que, por rotura o manipulación, pueden liberar las fibras que contienen», tal y como explica el Instituto Nacional de Seguridad y Salud en el Trabajo.

En un principio, el material no entraña riesgos para la salud, pero la situación cambia con la exposición prolongada.

Las fibras del amianto o uralita pueden pasar al aire y acabar en los pulmones de las personas sin dificultades. Esto ocurre cuando se manipula este material durante largos periodos de tiempo, por ejemplo, al colocar tejas en un tejado. Incluso hay baldosas que están hechas con amianto.

Cuando se rompe el material o se taladra (o cuando el material es viejo), las trazas pueden adherirse a la ropa con facilidad .

Consecuencias del amianto para la salud

El amianto aumenta las probabilidades de padecer cáncer de pulmón. La Organización Mundial de la Salud indica que «cada año, mueren al menos 107 000 personas por enfermedades relacionadas con el asbesto», es decir, la uralita. Se considera que este material puede producir cáncer. Por eso es tan importante retirarlo de cualquier tipo de superficie o suelo.

La uralita también puede causar fibrosis pulmonar, que provoca una dificultad respiratoria y tos seca. Tras saber qué es el amianto, conviene tomar conciencia de su peligrosidad y de la necesidad de retirarlo. En Ecoingenierías gestionamos todo este proceso de una manera adecuada.

Abrir chat
Te informamos de todo